Saltar al contenido

Glucosa y su Monitorizacion

Monitorización continua de glucosa

En los últimos años estamos asistiendo a una eclosión de las nuevas tecnologías en relación con el mundo de la diabetes.  destacan los nuevos Monitores Continuos de Glucosa (MCG) por la gran información que ofrecen sobre los valores de glucosa de las personas con diabetes; una información que les permite aprender para tomar decisiones preventivas, contribuyendo en una mejor calidad de vida y fiabilidad en la medición de la glucosa.

Es imprescindible que los profesionales puedan ofrecer soporte y formación a todos los pacientes que lo requieran.

La monitorización continua en el mundo de la diabetes

Actualmente existen dos tipos de monitores de glucosa con características diferentes, como veremos a continuación:

Monitores Continuos de Glucosa (MCG)

  • Los datos se consiguen de forma continua y automática
  • Muestran a tiempo real el valor de la glucosa
  • Indican la tendencia y velocidad del cambio de la glucosa mediante flechas
  • Incorporan alertas predictivas antes de llegar a situaciones críticas

Monitores Flash de Glucosa (MFG)

  • Los datos se consiguen bajo demanda
  • Muestran el valor de glucosa y tendencia cuando se acerca el lector o receptor al transmisor

La principal diferencia entre estos monitores y los glucómetros es que en los monitores continuos se ofrece información constante, midiendo la glucosa en el líquido intersticial debajo de la piel. Los glucómetros obtienen datos midiendo la glucosa en sangre capilar.

Diferencia MCG y glucómetros

¿En qué consisten estos nuevos monitores?

Los Monitores Continuos han sido diseñados para operar en el líquido intersticial (sustancia que rodea las células) del tejido subcutáneo, en lugar de en sangre, debido a que la accesibilidad es más fácil y segura para reemplazarlo frecuentemente.

Normalmente el valor mostrado en el monitor es similar al de la glucosa capilar, siempre que el paciente esté estable. Aunque puede existir un cierto retraso de unos 15 minutos entre la glucosa capilar y la intersticial.

Se componen de 3 partes:

  • Un sensor autoaplicable, que incorpora un monofilamento que se coloca en la zona abdominal o el brazo, y que tiene una duración variable.
  • Un transmisor, integrado o colocado sobre el sensor para registrar los valores de glucosa cada cierto tiempo. Los datos se almacenan durante varios días, y se transmiten de forma inalámbrica al receptos.
  • Un receptor donde poder visualizar los datos. Puede ser un lector exclusivo del sistema, un smartphone, un smartwatch…Los datos registrados se almacenan en el receptor o en la nube, y se pueden evaluar de forma conjunta con el profesional sanitario o de manera telemática.

Componentes Monitorización Continua de glucosa

¿Qué aportan de nuevo estos monitores?

A diferencia de los glucómetros tradicionales, los monitores de glucosa, continuos o flash, nos avisan de la dirección y velocidad de aumento o descenso mediante flechas de tendencias.

Las flechas informan a la persona con diabetes de una potencial
hipoglucemia (bajadas significativas de los niveles de azúcar) o hiperglucemia (subidas significativas de los niveles de azúcar) pudiendo así anticiparse y tomar decisiones preventivas, como por ejemplo tomar hidratos de carbono para evitar una hipoglucemia.

Esto supone:

  • Poder analizar y obtener pistas de porqué sucede un determinado problema
  • Identificar patrones de comportamiento
  • Obtener alarmas y avisos en tiempo real que informen y prevengan las hipoglucemias o hiperglucemias
  • Poder medir la glucosa de forma menos dolorosa
  • Realizar deporte y actividades físicas de forma más cómoda

Los valores registrados por los Monitores Continuos de Glucosa generan dos informes que ayudan tanto al profesional médico como a la persona con diabetes a mejorar la toma de decisiones.

Estos se basan en el Tiempo en Rango (TIR) y el Perfil Glucémico Ambulatorio

Tiempo en Rango

El Perfil Glucémico Ambulatorio (AGP) es un informe visual que sirve para identificar patrones. Los datos recogidos durante días o semanas se agrupan como si fuera un día modal de 24 horas, y se muestra en forma de ondas las variaciones glucémicas a partir del valor intermedio.

¿Qué personas se benefician de los monitores continuos?

Cualquier persona con diabetes puede beneficiarse del uso de los monitores continuos, especialmente aquellas con estén mal controladas o requieran mayor vigilancia.

Estas podrían ser:

  • Usuarios de bombas de insulina
  • Personas con diabetes gestacional
  • Personas con infecciones, en tratamiento oncológico o con otras enfermedades concomitantes.
  • Deportistas habituales
  • Debutantes
  • Trabajadores en profesiones de riesgo, conductores de servicios públicos, etc.

Esto se debe a que la monitorización continua de glucosa ofrece varios aspectos a tener muy en cuenta de cara a facilitar la gestión de la diabetes. A modo de resumen de toda la información del artículo:

  • Visión global de la glucosa
  • información para establecer patrones o tendencias
  • Anticipación a potenciales hipoglucemias o hiperglucemias

Recuerda siempre que ante cualquier duda o consulta sobre el tratamiento y control de la diabetes, es imprescindible que consultes con tu profesional médico de confianza.

DESCÁRGALO AQUÍ 

Referencias:

Spread the love