fbpx Saltar al contenido

Sobrepeso en Embarazadas

Sobrepeso y obesidad durante el embarazo

El sobrepeso y la obesidad pueden causar algunas complicaciones durante el embarazo sin importar nuestra condición previa.

Riesgos durante el embarazo si padecemos obesidad

Los efectos que el sobrepeso y la obesidad tienen sobre nuestro organismo son de sobra conocidos. Durante el embarazo, etapa donde nuestra salud no solo nos afecta a nosotros sino también a nuestro futuro bebé, padecer sobrepeso puede hacer que corramos el riesgo de sufrir más complicaciones.




En Soluciones para la Diabetes ya hemos hablado alguna vez de algunos hábitos asociados al sobrepeso y la obesidad, pero no todos están relacionados con la falta de actividad física o una mala alimentación. Para ganar peso hay que ingerir más calorías de las que quemamos y, por lo tanto, hay una relación directa entre alimentación, actividad física y obesidad. Pero también existen factores de riesgo genéticos, hormonales y de comportamiento.

¿Qué entendemos por sobrepeso u obesidad?

El sobrepeso y la obesidad se definen como la acumulación excesiva de grasa corporal. Como comentábamos, hay diversos factores asociados a su desarrollo, pero el principal es un desequilibrio entre las calorías ingeridas y las calorías quemadas.

El índice de masa corporal (IMC) es la referencia más utilizada para conocer si estamos dentro del peso normal, por encima o por debajo de lo recomendado.

Para hacer este cálculo, dividimos el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). La OMS, utilizando esta referencia, nos dice que:

  • Sobrepeso (no obeso), si el IMC es de 25.0 a 29.9
  • Obesidad clase 1 (de bajo riesgo), si el IMC es de 30 a 34.9
  • La Obesidad clase 2 (riesgo moderado), si el IMC es de 35 a 39.9
  • Obesidad clase 3 (de alto riesgo), si el IMC es igual o mayor a 40

La principal diferencia entre sobrepeso y obesidad es el volumen de grasa corporal.

La obesidad puede causar múltiples problemas de salud

La obesidad supone un riesgo para nuestra salud que puede llevarnos a padecer diferentes complicaciones:

  • Glucosa (azúcar) alta en la sangre o diabetes.
  • Hipertensión.
  • Nivel alto de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • Ataques cardíacos debido a cardiopatía coronariainsuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.
  • Problemas óseos y articulares, el mayor peso ejerce presión sobre los huesos y articulaciones.
  • Apnea del sueño, que puede causar fatiga o somnolencia diurna, mala atención y problemas en el trabajo.
  • Cálculos biliares y problemas del hígado.
  • Algunos tipos de cáncer.

¿Y durante el embarazo?

Durante los nueve meses que dura el embarazo, en la mayoría de los casos, padecer sobrepeso u obesidad puede suponer un riesgo añadido a una etapa en la que hay que tener especial atención.

Como siempre recomendamos, lo primero que debemos hacer es consultar con nuestro médico para que nos informe y nos aconseje sobre lo que es más conveniente en esta situación.

Estas son algunas de las complicaciones que la obesidad podría causar durante el embarazo:




  • Aumento del riesgo de abortos espontáneos y del nacimiento de fetos muertos.
  • Posibilidad de desarrollar diabetes gestacional.
  • Posibilidad de padecer preclampsia, que es una complicación del embarazo similar a la hipertensión arterial que afecta también a los riñones.
  • Disfunción cardíaca.
  • Apnea del sueño.
  • Dificultad en el parto vaginal.
  • La necesidad de una cesárea y el riesgo de las complicaciones que esta conlleva, como infecciones en la herida.

Embarazo y obesidad, riesgos para el bebé

Además, como hemos dicho al principio del artículo, hay que tener en cuenta que la obesidad durante el embarazo pueden ocasionar problemas a nuestro bebé:

  • Riesgo de padecer macrosomía fetal. Esto es que el bebé sea más grande que la media, y que pueda desarrollar problemas derivados de este hecho como obesidad infantil o síndrome metabólico.
  • Aumento del riesgo de malformaciones: cardiopatías, labio leporino, defectos en el cierre de la pared abdominal, reducción de miembros, hidrocefalia y espina bífida.

Obesidad y diabetes

El sobrepeso y la obesidad son dos de los principales factores de riesgo que conocemos para el desarrollo de la diabetes tipo 2. A este hecho hay que sumarle que, durante el embarazo, la obesidad también aumenta el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Este tipo de diabetes se presenta cuando la madre no es capaz de producir ni de usar la insulina necesaria, y suele desaparecer una vez terminado el embarazo.

En estos casos, la obesidad es un factor que hay que tener en cuenta además de la diabetes, por lo que será necesario adaptar nuestra actividad física y nuestra dieta (siempre con el consejo de nuestro profesional médico) a ambas condiciones.

En Soluciones para la Diabetes tenemos una guía práctica muy completa sobre diabetes gestacional para que ampliéis la información que os hemos proporcionado en este artículo.

Explicamos cómo se realiza su diagnóstico, el tratamiento, el riesgo que puede suponer para el bebé no tratarla correctamente y qué ocurre una vez pasado el parto.




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias:

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.