Saltar al contenido

Ojos Diabeticos

El cuidado de tus ojos

Los Ojos en la diabetes puede favorecer la aparición de algunas afecciones relacionadas con la vista.

Es importante conocer cuáles son y cómo podemos ayudar a su prevención.

Las revisiones oculares son muy importantes para prevenir posibles complicaciones de la diabetes

Ojos

 

Un mal control de la diabetes puede derivar en complicaciones relacionadas con algunos órganos del cuerpo humano. Desde problemas renales, como la nefropatía diabética, hasta algunos relacionados con las extremidades como el pie diabético, la diabetes puede suponer un riesgo más allá de ella misma.

Hoy queremos centrarnos en los ojos, un órgano que aparentemente no debería tener relación alguna con la diabetes, pero que sin duda puede verse seriamente afectado si no tenemos cuidado.

Complicaciones oculares relacionadas con la diabetes

Las personas con diabetes son más propensas a padecer problemas relacionados con los ojos. Es por eso que se deben extremar las precauciones en forma de revisiones y controles rutinarios, ya que la prevención y un correcto control de la diabetes son las mejores armas de las que disponemos para evitar complicaciones en los ojos.

La principal complicación, y la que tiene más relación con la diabetes, es la retinopatía diabética. La diabetes puede perjudicar los pequeños vasos sanguíneos en la retina, la parte posterior del ojo, y esto a su vez aumenta el riesgo de sufrir otros problemas oculares.

Algunos síntomas relacionados con la retinopatía diabética son:




  • La presencia de sombras o áreas de visión
  • Pérdidas en nuestro campo visual
  • La dificultad para ver cuando es de noche
  • La presencia en nuestro campo visual de las llamadas moscas volantes.

El Glaucoma es otra complicación que las personas con diabetes pueden padecer con más frecuencia. Según la American Diabetes Association, se estima que hay un 40% más de probabilidades de padecer glaucoma en personas con diabetes. Al aumentar la presión en el ojo, los vasos sanguíneos que llevan la sangre a la retina y al nervio óptico quedan aplastados y se va perdiendo visión de forma gradual. En caso de padecer glaucoma, algunos medicamentos pueden ayudar a reducir la presión en el ojo, pero en algunos casos puede ser necesario pasar por el quirófano.

Las cataratas son un 60% más comunes en personas con diabetes, aunque sea una afección que pueda darse en cualquiera. Esta afección hace que el cristalino del ojo se nuble bloqueando la luz, lo que provoca que nuestra visión empiece a ser borrosa. En casos leves, basta con proteger la vista del sol o utilizar gafas con cristales antirreflejos, pero en casos más graves quizá sea necesaria la cirugía.

¿Con qué frecuencia debo realizarme exámenes de la vista?

Es muy recomendable realizarnos exámenes de forma regular si convivimos con diabetes, ya que la prevención es el arma principal con la que contamos para evitar complicaciones oculares relacionadas con la diabetes. Hay que tener en cuenta que las primeras etapas de la retinopatía diabética no provocan cambios en la visión, por lo que no seremos capaces de detectar síntoma alguno.

De ahí que sea tan importante la prevención para evitar males mayores. Lo recomendable es asistir una vez al año a nuestro oftalmólogo u optometrista para realizar controles preventivos y detectar alguna posible lesión.

¿Qué examen o prueba me puede realizar el oftalmólogo?

  • La dilatación de las pupilas mediante unas gotas, y utilizando una lente especial, el oftalmólogo podrá obtener una mejor imagen del interior del ojo.
  • La angiografía con fluorescencia puede ayudar al especialista a comprobar si existe algún problema en la retina. Al inyectar un tinte de color amarillo en una vena, que hará que se extienda por los vasos sanguíneos,
  • La tomografía de coherencia óptica es otra prueba eficaz para observar la retina con detalle. Mediante una máquina que analiza la retina, se pueden obtener imágenes de ésta para que el oftalmólogo pueda comprobar si existe inflamación en la mácula.

¿Cómo puedo prevenir los problemas de la vista?

  • Hay que controlar los niveles de azúcar en sangre. Niveles altos de azúcar en sangre aumentan el riesgo de tener problemas de la vista.
  • Debemos controlar la presión arterial. Si tomamos algún medicamento para controlarla es muy importante seguir las indicaciones de su médico
  • No fumar, ya que el tabaco va ligado a problemas cardiovasculares y de visión.
  • Si ya tenemos problemas en los ojos, debemos preguntar a nuestro médico si hay riesgo al practicar algunos ejercicios que pueden producir tensión en los vasos sanguíneos de los ojos. Estos ejercicios pueden hacer que los problemas oculares empeoren.
  • Debemos evitar forzar la vista. Esto es especialmente importante en aquellas personas que deban llevar gafas o lentillas y que no las utilicen cuando deben.

Como siempre, nuestro médico especialista junto con un oftalmólogo, son los únicos que pueden ayudarnos en caso de presentar algún síntoma de padecer alguna complicación en la vista. Ellos nos recomendarán la frecuencia de las revisiones y cual es la mejor forma de proceder en caso de detectar alguna lesión.

Y recuerda que en la biblioteca de Soluciones para la diabetes puedes encontrar nuestras guías prácticas sobre diferentes aspectos de la diabetes para complementar la información que te dé tu médico.




 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias:

La información proporcionada en este artículo no reemplaza la relación entre el profesional sanitario y su paciente. En caso de duda, consulte siempre a su profesional sanitario de referencia.

Spread the love