Saltar al contenido

Verduras y Hortalizas Para Diabeticos.

Verduras la Mejor compañía para diabeticos

Diferentes formas de cocinar las verduras y las hortalizas

 

Las Verduras son la mejor opción como alimento básico de cualquier dieta, por su bajo contenido en grasas y su gran cantidad de fibra, minerales, vitaminas y hidratos de carbono complejos de absorción lenta (ideales para evitar picos de glucemia).

Pero, ¿sabemos cocinarlos? ¿cuáles son los mejores métodos para cada tipo de verduras o vegetales?. En este post vamos a dar algunos consejos para que nuestros platos sean a la vez sabrosos y nutritivos.

Verduras – Horneado

Uno de los métodos para cocinar las verduras que ofrece unos resultados más sabrosos, es el asado al horno.

Las patatas, el pimiento, la berenjena y los tubérculos en general son ideales para preparar de este modo, su aroma y sabor serán mucho más intensos que usando otros métodos de cocina. Desde el punto de vista nutricional son mucho más saludables que freírlas con aceite. La cebolla, el ajo y el puerro, también quedan muy bien asadas al horno.

La preparación de las verduras para el horno, consiste en lavarlas y pelarlas, y posteriormente cortarlas en trozos pequeños o finos y de un tamaño similar, para conseguir que el tiempo de cocción sea menor y consigamos que queden en su punto exacto de cocción.

Si asamos al horno piezas más grandes, conseguiremos que guarden un interior suave y tierno. Otro factor clave en el asado al horno, es la temperatura, que ha de ser de 200ºC para una cocción ideal.



 Cocción al vapor

Otra opción para cocinar las verduras, es hacerlas al vapor. Esta es la forma en que los vegetales mantienen mejor sus cualidades nutritivas, y a la vez mantienen el sabor natural del alimento potenciando sus matices.

Las vitaminas se destruyen fácilmente con el calor, por lo que métodos de cocción como la ebullición o el horneado destruyen prácticamente todas las vitaminas que contienen los alimentos así cocinados. En cambio, al cocinar al vapor, la temperatura que alcanzan los alimentos no es tan elevada y conservan mejor sus propiedades nutricionales.

Para cocer las verduras de este modo, podemos usar alguno de los ‘cocedores’ que podemos encontrar en el mercado, o podemos usar simplemente un cazo con agua hirviendo y un colador, con las verduras cortadas en trocitos pequeños y cubrirlas con una tapa para mantener el calor.

Verduras – Ebullición

Hervir los vegetales es la forma de cocinarlos en que menos aprovechamos sus nutrientes, ya que además de destruir las vitaminas, perdemos la mayor parte de los minerales (que quedan en el agua).

Este método de cocina se debería limitar únicamente para hacer caldos y sopas, pero si lo que queremos es comernos las verduras enteras, es más apropiado elegir uno de los métodos de cocina explicados anteriormente.

 Las verduras crudas

Hortalizas crudasAunque para la elaboración de muchos platos se requiere la cocción de estas, no hay que olvidarse de consumirlas en crudo frecuentemente en forma de ensalada. La cebolla, la zanahoria, el calabacín, la remolacha y muchos otros vegetales son perfectos para comer en crudo. De esta forma es como nuestro organismo aprovechará mejor sus nutrientes y propiedades.

Para cada uno de los vegetales, verduras y hortalizas, existen métodos de preparación más o menos apropiados, y cada persona tiene sus propios gustos y preferencias a la hora de cocinar.

Lo ideal es alternar los diferentes métodos de cocción para conseguir que aunque repitamos en los ingredientes, los resultados sean siempre diferentes. De este modo conseguiremos que nuestros platos adquieran mayor cantidad de matices y que mejore nuestra adherencia a nuestro plan de alimentación ideal.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias:

Spread the love