fbpx Saltar al contenido

Desayuno = Energía

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, ya que es el momento de coger toda la energía que necesitaremos para afrontar nuestra rutina.

Importáncia del desayuno en personas con diabetes

Existe una frase popular que marca la importancia del desayuno en la dieta de cualquier persona: “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, mostrando la importancia del desayuno para captar toda la energía necesaria para afrontar el día a día.

Saltarse el desayuno se ha vuelto una costumbre muy errónea. Anular esta comida del día puede provocar efectos negativos, aumentando sus consecuencias en personas con diabetes con glucemias elevadas a lo largo del día.




Beneficios de un buen desayuno

Omitir el desayuno puede provocar decaídas, falta de concentración, aumento del cansancio y mal humor. Por lo tanto, la primera ingesta de comida al día es necesaria para ayudar a mejorar la atención, la memoria y la lógicaproporcionando energía y activando el metabolismo.

El desayuno cubre la demanda energética y nutricional del organismo, modera el consumo calórico total del día y ayuda a llegar a la hora de la comida con menos hambre, además mejora los niveles de glucosa.

Es recomendable realizar un desayuno completo que incluya: lácteos, fibra y fruta

Tener el hábito de desayunar alimentos saludables ayuda a mantener un control adecuado de la diabetes, ya que proporciona toda la energía necesaria para afrontar las actividades que se presentan en el día a día.

Requisitos de un desayuno saludable

Martina Miserachs, dietista nutricionista, nos recomienda en la revista Diabetesfede que un desayuno completo debe de representar un 25% del aporte energético total diario, por lo que no deben de faltar estos tres grupos de alimentos básicos:




Leche o yogurt semi/desnatado natural

El contenido de las grasas saturadas en los lácteos varía, por lo que es recomendable consumir lácteos semidesnatados o desnatados.

En el caso de los yogures se deben de evitar los azucarados y optar por los naturales o edulcorados. Además, son una excelente opción para mezclarlos con fruta fresca troceada y cereales integrales.

Desayuno – Cereales integrales y derivados

La fibra ayuda a regular los niveles de glucemia, por lo que consumir cualquier producto derivado de la harina integral como pan, tostadas o cereales son ideales para el desayuno.

Hay que comprobar la cantidad de azúcares que contienen los cereales y en ese caso de poseer altos niveles, pueden ser sustituidos por avena o muesli tradicionales sin azúcares añadidos.

Desayuno – Frutas

Unos hábitos de alimentación saludables están acompañados con el consumo de tres a cinco raciones de fruta fresca al día para obtener diferentes vitaminas,  por lo que tomar una ración en el desayuno es una opción ideal.

Hay que conocer las diferentes clases de fruta que podemos encontrar en cada temporada para disfrutar de ellas. Es recomendable consumir la fruta en pieza y no en zumos, sobre todo si se tratan de néctares o bebidas a base de frutas.




 

 

 

 

 

 

 

FUENTE:  https://www.solucionesparaladiabetes. com