fbpx Saltar al contenido

Celiaquía

Celiaquía y diabetes tipo 1

La celiaquía obliga a modificar algunos hábitos alimenticios, especialmente en personas con diabetes que ya deben cuidar mucho su alimentación.

La alimentación es uno de los pilares básicos sobre los que se sostiene el tratamiento para la diabetes, junto con la actividad física y la medicación.

Precisamente, y haciendo referencia a la alimentación, hemos de tener en cuenta que cada persona con diabetes es diferente y puede tener otras complicaciones que dificulten este aspecto tan importante para el autocontrol de la diabetes.

En este artículo os hablaremos sobre la relación que existe entre diabetes y celiaquía, y sobre cómo esta última puede afectar en el plano alimenticio a aquellas personas con diabetes.




¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es una enfermedad crónica autoinmune provocada por una intolerancia permanente al gluten que afecta a personas con una predisposición genética. Se considera un trastorno sistémico debido a que afecta a todo el organismo y presenta síntomas variados.

Actualmente afecta al 1% de la población española, llegando casi al 10% en personas con diabetes tipo 1.

Celiaquía y diabetes

El gluten es una proteína que está presente en varios tipos de cereales como el trigo, el centeno o la cebada. Teniendo en cuenta que la dieta mediterránea es rica en cereales de este tipo, será necesario adaptar nuestra alimentación y eliminar el gluten para evitar complicaciones.

Es una enfermedad difícil de detectar, ya que los síntomas pueden no manifestarse durante muchos años dificultando un diagnóstico temprano. Algunos síntomas que nos pueden ayudar a detectar la celiaquía son:

  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Hinchazón abdominal y gases
  • Diarrea frecuente
  • Dolor abdominal
  • Cambios de carácter
  • Fatiga
  • Calambres musculares
  • Y menstruaciones irregulares en las mujeres, entre otros.

Como siempre recomendamos en Soluciones para la diabetes, cuando tengamos dudas sobre si podemos estar afectados por alguna dolencia lo primero que hay que hacer es recurrir a un especialista para que nos realice las pruebas pertinentes y realice un diagnóstico claro.

Celiaquía y diabetes, un pequeño obstáculo en el camino

Un estudio publicado por la American Diabetes Association demuestra que la celiaquía es más común en jóvenes con diabetes tipo 1.

Dado que en ambos casos la alimentación es vital para el tratamiento, un cambio en nuestra dieta será imprescindible para poder hacerles frente de la mejor manera posible.

Importancia de la dieta en diabetes

Hemos visto que algunos cereales con gluten pueden formar parte de una dieta saludable para aquellas personas que tengan diabetes, especialmente los integrales por su alto contenido en fibra. Pero en caso de padecer celiaquía, lo más recomendable sería eliminarlos de la dieta y buscar sustitutos que tuvieran valores nutricionales similares.




Ante todo, hemos de tener en cuenta que algunos cereales sin gluten, como la avena, que además son especialmente beneficiosos par las personas con diabetes, pueden estar contaminados durante el proceso de producción. Esto significa que pueden contener trazas de gluten, y por tanto hay que asegurarse de comprar aquellos que aseguren que son libres de gluten.

Algunos cereales sin gluten son:

  • Arroz
  • Trigo sarraceno
  • Quinoa
  • Maíz
  • Mijo
  • Avena (siempre que no esté contaminada)

Sabemos que las personas con diabetes pueden llevar una vida y una alimentación perfectamente normal, siempre y cuando se tenga especial atención en la dieta para mejorar nuestro autocontrol sobre la enfermedad. La celiaquía solo sería un pequeño obstáculo más a la hora de planificar nuestra alimentación debido a la exclusión de algunos tipos de alimentos.

Y recordad que si queréis ampliar información tenemos a vuestra disposición nuestras guías prácticas sobre diabetes en nuestra biblioteca.




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fuente: https://www.solucionesparaladiabetes. com