fbpx Saltar al contenido

Diabetes Toda Su Información

Diabetes Todo lo Que Debes Saber sobre Ella.

    

¿Qué es la diabetes?

Diabetes Se define por la alta cantidad de glucosa en sangre y señala la existencia de un conjunto de enfermedades crónicas.

El 50% de las personas que la padecen no lo saben, de modo que no realizan ningún tipo de tratamiento y están expuestos a sufrir las consecuencias de no atenderse a tiempo.

Su diagnóstico es fundamental para que el paciente esté controlado y evitar así males adicionales.

La diabetes en realidad no es una enfermedad sino un conjunto de enfermedades que tienen en común el aumento de la glucosa en sangre (hiperglucemia).




Este cuadro se detecta mediante dos exámenes fundamentales: el test de glucemia y la prueba oral de tolerancia a la glucosa o curva de glucemia, dos elementos fundamentales para realizar el diagnóstico de diabetes.
Nuestro cuerpo transforma lo que comemos en azúcar.

La insulina transporta el azúcar desde nuestra sangre hasta las célula, de modo que las células puedan utilizarla para energía.

Diabetes significa deficiencia en la producción y utilización de la insulina por parte del cuerpo.

La falta total o parcial de insulina en el organismo produce presencia de glucosa en sangre por encima de los valores normales.

Con el paso del tiempo, los niveles altos de azúcar en la sangre producen desórdenes metabólicos que a su vez generan otras enfermedades con distinto nivel de importancia.

Para prevenirlas es fundamental saber si se es diabético.

Diabetes Síntomas clásicos

Se conocen como las cuatro P, y son:
Poliuria o aumento de la cantidad de orina eliminada en el día. Es importante recordar que otras enfermedades también pueden dar este síntoma. Polifagia o apetito exagerado, entre otras cosas originado por la pérdida de calorías por la glucosa eliminada en la orina; aunque el paciente se alimente, las células del organismo no tienen glucosa (energía) y se estimula el apetito.
Polidipsia, consecuencia del estado anterior (al orinar demasiado el paciente presenta una deshidratación que estimula el centro cerebral de la sed y esto lo lleva a ingerir mucho líquido). Pérdida de peso, consecuencia de la mencionada dificultad que experimenta la glucosa para penetrar en las células, lo que termina eliminándose por la orina (glucosuria). Por ello el paciente come mucho, pero adelgaza.

 

Otras señales de alerta


Diabetes Infecciones urinarias.

La presencia de glucosa en la orina es un factor de riesgo predisponente de infecciones urinarias.

Los diabéticos mal controlados o los que no saben que lo son suelen tener infecciones renales a repetición debido a que a veces, luego de ser tratadas con antibióticos, reaparecen a los pocos días o semanas.

En esos casos es necesario hacer una glucemia o una curva de glucosa para confirmar o descartar diabetes.

Infecciones genitales.

Se las conocen como balanopostitis en el hombre y vulvovaginitis en la mujer.

Es una irritación dolorosa en los genitales (vagina o pene) provocada por bacterias u hongos que invaden estas zonas con facilitad cuando hay glucosa en exceso.

Ulceras en miembros inferiores.

Cuando en una persona que no es diabética aparece una lesión en miembros inferiores que se infecta con facilitad y no mejora con el tratamiento habitual en los tiempos esperados, es necesario descartar diabetes.

Visión borrosa.

Es un síntoma que aparece en un diabético que ignora su condición, por los cambios bruscos de glucemia que ocurren como consecuencia de ingestas elevadas de hidratos de carbono.

No reviste de gravedad, pero puede sugerir el diagnóstico.

Algunos tipos de diabetes

Los dos tipos más frecuentes son los denominados tipo 1 o insulino-dependiente (10%) y tipo 2 o no insulinodependientes (85-90%).

Mientras el 90% de los casos de diabetes tipo 1 aparece entre la infancia y la adolescencia, con una fecha relativamente certera, la diabetes tipo 2 conocida como diabetes del adulto (que aparece generalmente luego de los 40 años), puede llevar años de evolución y por lo tanto, a diferencia de la primera, puede ya tener alguna complicación instalada.

 

Por esto es fundamental estimular el diagnóstico precoz en aquellos pacientes de riesgo como obesos, familiares con diabetes tipo 2, mujeres con antecedentes de abortos espontáneos, pacientes con hipercolesterolemia, hipertensión arterial ó aquellos con aumento del ácido úrico en sangre.




Tipo 1 (Insulinodependiente)

Edad de inicio Generalmente (el 90%) en la niñez y la adolescencia
Incidencia Representa hasta el 10% de los diabéticos
Peso al inicio de la enfermedad Delgados o de peso normal
Causa primaria Déficit en la síntesis de insulina
Síntomas Muy sintomática (poliuria, polidipsia, polifagia y adelgazamiento)

 

Tipo 2 (No insulinodependiente)

Edad de inicio Con frecuencia, después de los 40 años
Incidencia Afecta al 85% o el 90% de los diabéticos; el 50% ignora que padece la enfermedad
Peso al inicio de la enfermedad Mayormente obesos (el 60%)
Causa primaria Resistencia a la acción insulínica
Síntomas Asintomática o con muy pocos síntomas

 

 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

fuente : gastronomia.com. uy/