fbpx Saltar al contenido

Lasaña de Pollo

La Lasaña de Pollo o lasagne como también se la conoce, es un tipo de pasta en forma de láminas que da también nombre a un rico plato que se hace utilizando esta pasta.

Con esta receta aprenderás a preparar una rica lasaña de pollo desde cero.

Te enseño todos los trucos para que te quede muy sabrosa aunque sea la primera vez que la hagas. Verás cómo se hace el sofrito y el relleno, la bechamel y el montaje de la tarta.

Es la receta completa paso a paso, con la que disfrutarás tanto haciéndola, como degustándola después.




Dedicación:                 10.  minutos

Horneado:             15 – 20. minutos

Cantidad:              4 – 8.  personas  

Ingredientes

600 g pechuga de pollo

1 cebolla pequeña

Medio pimiento

1 cucharadita de curry, sal y pimienta

12 placas para lasaña

150 g queso rallado o en lonchas

1 litro de leche semi o entera

80 g mantequilla

100 g harina todo uso

Nuez moscada

aceite de oliva

Fuente de 16 x 24 cm x 6 cm de alto




 

 Preparación

Picamos la cebolla y el pimiento en tacos finos y reservamos. Cortamos la pechuga de pollo también en tacos finos, la introducimos en un bol y aderezamos con una cucharadita de curry, pizca de sal y pimienta.

Añadimos un chorrito de aceite y removemos para que el pollo tome sabor. Calentamos dos cucharadas de aceite, añadimos la cebolla y el pimiento y cocinamos a fuego medio hasta que ablande la cebolla y quede transparente.

Añadimos el pollo y cocinamos, sin parar de remover, hasta que quede casi cocinado. Retiramos del fuego y reservamos.

Preparación de la bechamel:

Ponemos una cazuela a calentar a fuego medio con la mantequilla troceada. Removemos para ayudar a que se derrita (podemos añadir una cucharadita de aceite).

Cuando la mantequilla comience a tomar color, añadimos la harina tamizada y cocinamos sin parar de remover durante un par de minutos. Añadimos un buen chorro de leche, que debe estar a temperatura ambiente, y removemos con una cuchara hasta que se integre la leche.

Añadimos otro chorro y removemos de nuevo, esta vez utilizando unas varillas manuales, hasta que se integre la leche.

Repartiremos este proceso hasta tener toda la leche integrada y cocinaremos hasta obtener una crema. Apagamos el fuego, retiramos y seguimos revolviendo un minuto más.

 Añadimos nuez moscada y una pizca de pimienta y removemos. Le aportarán sabor.




Montaje de la Lasaña.

Ponemos a precalentar el horno a 200º C = 390º F. Vertemos una fina capa, en el fondo de la fuente, de bechamel. Repartimos una capa de pasta, capa con la mitad del pollo y cubrimos con una fina capa de bechamel.

Repartimos una capa de queso (yo recomiendo queso semicurado que le da un toque muy sabroso). Repetiremos con una capa de pasta, el resto del pollo, cubrimos con una capa de bechamel y finalizamos con una capa de pasta y el resto de bechamel. Por último repartiremos una generosa capa de queso picado por encima y llevamos al horno.

Horneamos a 200ºC unos 15 – 20 minutos con calor arriba y abajo, hasta que el queso quede fundido y ligeramente dorado. Retiramos, servimos y a disfrutar de tan delicioso plato.

 Consejos y trucos

Esta lasaña es fácil de hacer porque utilizamos las placas secas (sin previo remojo).

Solo necesitamos una salsa liquida y caliente que asegure la hidratación de las placas, y una fuente profunda para cubrir toda la lasaña con salsa.

Si utilizas pasta de lasaña normal, debemos seguir las instrucciones del fabricante para su hidratación y tiempo de cocción.

He utilizado pechuga de pollo, aunque también puedes utilizar carne de los muslos o las alas.

También puedes utilizar pavo en lugar de pollo.

Para hacer una bechamel sin grumos hay 4 consejos que te serán muy útiles: Añadiendo una cucharadita de aceite a la mantequilla, evitaremos el riesgo de que se tueste demasiado.

Tamizaremos la harina antes de añadirla. Utilizaremos leche a temperatura ambiente o incluso algo caliente.

Nunca añadiremos leche fría.

Añadiremos la leche en varias fases, sin parar de remover y sin añadir más leche hasta que la anterior esté integrada en la mezcla.

Removeremos con unas varillas para facilitar el mezclado de la leche con la harina.

Podemos utilizar el queso que más nos guste, aunque mi consejo es que elijas quesos que se fundan bien.

Esta es una receta para unas 6 – 8  raciones, para una cantidad menor, simplemente debes adaptar la cantidad de ingredientes.


Te recomendamos estas recetas para ir abriendo boca:




Fuente: este post proviene de Tonio Cocina, donde puedes consultar el contenido original.