Saltar al contenido

Niños Con Diabetes: La Diabetes En El Cole

La diabetes tipo 1 afecta sobre todo a niños y jóvenes. Los pequeños de la casa pasan muchas horas en el cole, con sus compañeros y profesores; tiempo en el que tienen que seguir al tanto de su diabetes para evitar sustos innecesarios. Dependiendo de la edad, los niños diabéticos seguramente necesiten la ayuda de alguien para medir sus glucemias o para inyectarse insulina ¿Cómo controlar la diabetes en el cole?

El profesor

El niño diabético tiene que inyectarse insulina en horario escolar. Por eso es muy importante que todos sus profesores conozcan los aspectos más importantes de su tratamiento, así como las situaciones que se pueden presentar con diabetes durante el día.




Es importante que los padres y los profesores se comuniquen continuamente y se informen mutuamente de cualquier cambio del niño. De esta forma, ayudarán a mantener controlada la diabetes y resultará más fácil la colaboración del colegio.

A partir de los 8 o 9 años, los niños seguramente sepan pincharse ellos solos, aunque siempre supervisados por un adulto. Los más peques necesitarán ayuda para medirse la glucosa y administrarse insulina. Es importante enseñar a los profesores todos los procesos, incluso, de poder ser, con la ayuda de un equipo sanitario.

Kit diabético para el cole

En la mochila del niño tiene que haber siempre un kit diabético para el cole ¿qué debe contener? Una identificación de que es diabético, un medidor de glucosa, tiras reactivas, insulina (siempre con extras por si acaso) y saquitos de azúcar, zumos, o galletas.

En el botiquín del cole es recomendable que haya otro medidor de glucosa, tiras reactivas y un boli punzante, el glucagón e insulina extra deberán de mantenerse fríos, por lo que una nevera será el mejor lugar. De esta forma, si se olvida algo en casa o se rompe algo a lo largo del día, el colegio estará preparado para cualquier imprevisto.

Las clases de gimnasia

Un niño con diabetes tiene que seguir el desarrollo de las clases de una forma perfectamente normal, incluso en los días de deporte. Siguiendo un control correcto de la diabetes y cumpliendo con las indicaciones médicas no debe tener ningún problema.

Eso sí, hay que recordar que el profesor de gimnasia tiene que conocer perfectamente las condiciones adecuadas para poder hacer deporte así como conocer lo mejor posible todos los síntomas detectables por terceros de una hipoglucemia. Hacer las mediciones convenientes y controlar al pequeño es responsabilidad del profe de gimnasia. Además, siempre tiene que tener con él suplementos de azúcar para tratar posibles hipoglucemias.

 




Las excursiones

Como el resto de sus compañeros, los niños diabéticos pueden participar en todas las excursiones y actividades escolares. Una excursión, larga o corta, no debe de suponer ningún problema.

 Los padres deben planificar la actividad con el equipo de profesores responsables de la actividad e, incluso, con el médico; que valorará los cambios o adaptaciones de insulina y del aporte de hidratos de carbono. Bien es cierto, que la mayoría de excursiones no necesitarán de tanto preparativo aunque siempre es mejor prevenir que curar.

Para la excursión, igual que en el día a día, es imprescindible que el niño lleve todo lo necesario para tratar y controlar su diabetes.




La comida en el colegio

La comida en el comedor del colegio debe consistir en una dieta equilibrada, similar a la de cualquier otro niño, con la excepción de azúcares de absorción rápida (como caramelos, dulces, refrescos o zumos) y un exhaustivo control de los hidratos de carbono que come.

El personal del comedor tiene que conocer las circunstancias del niño y ayudarle con las mediciones y la insulina si es necesario. Además, tienen que vigilar lo que realmente come, para evitar hipoglucemias o hiperglucemias.

Normalización de la situación

Un niño con diabetes es un alumno normal. La información y la comunicación con sus compañeros es imprescindible para que comprendan y normalicen la situación ayudando al niño a seguir todas las actividades escolares. La enfermedad no lo impide, sólo es necesario prevenir y planificar el día a día y las actividades.

Conforme el niño vaya creciendo, él mismo será consciente de la importancia de controlar y gestionar su diabetes para poder tener una buena calidad de vida y evitar limitaciones innecesarias. Mientras tanto, padres y profesores tendrán que ayudarle a cuidarse y a comprender y conocer su diabetes.




 

 

RECURSO: quohealth.com

Spread the love