fbpx Saltar al contenido

¿Se Puede Viajar con diabetes? ¡Claro que sí!

Seguro que a estas alturas estás pensando ya en el verano. De hecho, es muy probable que tengas en mente alguna escapada o viaje ¿verdad? ¡Los diabéticos podemos viajar sin problemas! Eso sí, siguiendo alguna recomendación ¡Te lo contamos!

Consulta con tu médico

Cualquier época del año es buena para conocer un lugar nuevo. Hábitos diferentes, cambios en la climatología o un huso horario diferente afecta a todo el mundo, pero son cosas que hay que tener muy en cuenta en el control de la diabetes.

A veces, puede ser necesario hacer un ajuste en la medicación, por lo que nuestra recomendación es que te pongas en manos de tu médico y sea él quien te indique la pauta que debes llevar durante tu viaje.




 

Documentación

Lleva siempre contigo la identificación de que eres diabético ¡Es importante que no te olvides! Además, si vas a viajar fuera de España infórmate sobre si el destino tiene acuerdos de asistencia sanitaria con España. Si has elegido alguna ciudad europea no te olvides de solicitar la tarjeta sanitaria europea; si vas a salir de Europa es recomendable tener un buen seguro de viaje o médico.

Además, es fundamental que en cualquier momento y el cualquier lugar podamos acreditar nuestra enfermedad. Para ello, y para evitar posibles problemas en aduanas o aeropuertos, pídele a tu médico un informe sobre tu estado ¡También en inglés!

Medicación

Lo más recomendable es duplicar o triplicar los medicamentos que vayamos a necesitar durante las vacaciones, llevar al menos un repuesto de tu glucómetro y tiras reactivas de sobra ¡Más vale prevenir que curar! Además, si viajas con alguien de confianza, reparte la medicación entre vuestros equipajes. Recuerda que tanto la medicación como cualquier otro dispositivo que necesites para tu diabetes deben viajar contigo.

A la hora de coger un avión, siempre debemos llevar nuestro kit diabético en el equipaje de mano, por ello es importante especificar que la insulina, el medidor de glucosa, el glucagón y todo el material debe ir en cabina y no en la bodega de equipajes.




 Respecto a la medicación, es importante que la conservemos en condiciones adecuadas. El calor puede deteriorar la insulina, así que si has elegido un lugar de vacaciones con temperaturas altas usa una nevera o cartera de frío para mantenerla a la temperatura adecuada.

¡Por cierto! No te olvides de incluir en tu maleta, bolso o mochila alimentos para remontar hipoglucemias, hidratos de carbono de absorción rápida y lenta.

Si por cualquier circunstancia necesitas comprar insulina en el extranjero, comprueba su concentración. La insulina que compramos aquí siempre es de 100 unidades por ml. Si por error compras viales con una concentración menor, tienes que comprarte jeringas que vayan marcadas con esa concentración, sino te administrarás menos insulina de la necesaria. ¡Mucho cuidado!

Mídete con frecuencia

Las comidas, los hábitos y lo horarios cambian durante las vacaciones. Estas modificaciones en tus hábitos diarios pueden afectar a tu diabetes, pero si los controlas correctamente no tienes que tener problemas. Por ello, comprueba con frecuencia tus niveles de glucosa en sangre para ver que todo va sobre ruedas.




 

 

RECURSO: quohealth.com