fbpx Saltar al contenido

¿Igualdad en el trabajo para los diabéticos?

Cuando oímos hablar de igualdad en los puestos de trabajo, lo primero que pensamos es, por ejemplo, en la situación laboral de las mujeres.

A día de hoy, la mujer, en muchas ocasiones, cuenta con peores condiciones que los hombres. Aunque pueda parecer extraño, los que sufrimos de diabetes también vivimos un problema similar.

Por el simple hecho de padecer esta enfermedad muchas veces somos rechazados en ofertas de empleo o, simplemente, no se nos permite desarrollar las mismas actividades que nuestros compañeros por el simple hecho de ser diabéticos.




¿Por qué hay desigualdad?

Aunque los avances en el conocimiento y tratamiento de la diabetes han evolucionado enormemente durante los últimos años, desde hace mucho tiempo, existen diferentes normativas que imposibilitan que los diabéticos nos presentemos a algunos puestos de trabajo en el sistema público de empleo.

Muchos puestos, plazas y cuerpos de la Administración Pública impiden que, si los solicitantes padecemos de diabetes, podamos disfrutar de las mismas condiciones de igualdad que el resto de candidatos.

 

¿En qué trabajos no permiten el acceso a los diabéticos?

En la actualidad diferentes existen normas legislativas, tanto a nivel nacional, regional o local, que recogen en sus artículos la imposibilidad de que las personas diabéticas podamos acceder a determinados puestos de trabajo.

Algunas órdenes recogidas en el Boletín Oficial del Estado excluyen a los que padecemos esta enfermedad de la convocatoria de plazas: la Policía Nacional, funcionarios de prisiones o Servicio de Vigilancia Aduanera.

La discriminación también sucede a nivel regional, como en los Mossos d’ Esquadra o los bomberos de la Comunidad de Madrid, y en los pequeños municipios donde, por ejemplo, algunas localidades de Castilla y León no admiten policías municipales diabéticos.

Desde hace ya un tiempo se está trabajando para que esto no ocurra.

De hecho, varias entidades como La Federación Española de Diabetes (FEDE), han puesto en marcha varias campañas contra la discriminación laboral de las personas con diabetes.

Esta en concreto habilita un link donde poder informarse y adherirse a su iniciativa.




Correcta educación

Los límites no los pone la diabetes, nos los ponemos nosotros mismos.

Los diabéticos podemos llevar una vida totalmente normal y sin complicaciones si llevamos una gestión adecuada de nuestra enfermedad.

Nosotros, siempre y cuando tengamos un buen autocontrol de la diabetes y de nuestro tratamiento, podemos desempeñar nuestras obligaciones laborales sin tener que preocuparnos por ser diferentes o porque nos sorprenda una hipoglucemia o una hiperglucemia.

Tanto es así que la exclusión de los somos diabéticos en determinados puestos de trabajo ha llegado hasta el Congreso de los Diputados.

En la pasada legislatura, se presentó una proposición no de ley (PNL) en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales para pedir al Gobierno que la diabetes dejase de ser un motivo de exclusión en los centros de trabajo.

Superación personal

Los diabéticos tenemos las mismas capacidades que cualquier otra persona para desarrollar una profesión.

Con una buena gestión de nuestra diabetes poco a poco vamos avanzando y vamos superando retos.

Por ejemplo, Daniel Alberto, diabético tipo 1, ha hecho del deporte su profesión.

A través del proyecto Un diabético en el Dakar, su objetivo es participar en el rally Dakar en el año 2018.

Con su presencia en la carrera más dura del mundo se demuestra que, con un buen control los diabéticos podemos lograr todo lo que nos proponemos.

 


 

RECURSO: quohealth.com