Saltar al contenido

Consejos Para Viajar En Avión Cuando Uno Es Diabético

Los meses de verano son la fecha propicia para poder viajar, y así desconectar.

Muchos decidimos trasladarnos en avión a nuestro destino, un medio de transporte al que le tenemos que prestar algo más de atención porque, antes de llegar a nuestro asiento, hay que pasar una serie de controles.

Para que los diabéticos no tengamos ningún problema para superarlos, te contamos cinco consejos básicos para que tengas todo claro.

¡Atentos!

Prepara tu kit diabético

El viaje en avión debes ir preparándolo con unos días de antelación.

Cuando empieces a hacerte la maleta, tienes que organizar de una forma ordenada todo aquello que necesites para gestionar tu diabetes, durante el tiempo que estés fuera de casa.

El glucómetro, las dosis de insulina o la medicación, las lancetas o las tiras reactivas, entre otros elementos, deberás guardarlos en el equipaje de mano para que las temperaturas de la bodega del avión no estropeen los fármacos y para tenerlas controladas y no perderlas.

Además, también es importante que introduzcas en tu equipaje un par de dosis de glucagón por si sufres una repentina bajada en tus niveles de azúcar en sangre que no puedas remontar con facilidad.

Solicita un certificado médico

Todos los diabéticos tipo 1, al tener que llevar nuestra medicación, las jeringuillas o el medidor de glucosa en la maleta, podemos encontrarnos con algún problema al pasar los controles de seguridad en el aeropuerto.

Para evitar cualquier contratiempo con los miembros de seguridad, es necesario que dispongamos de un certificado médico, en inglés y español, que acredite que padecemos diabetes y necesitamos pasar nuestro kit diabético en nuestro equipaje de mano.

Además, este documento también es muy útil, en caso de que suframos cualquier incidencia con nuestra salud durante nuestro viaje, para poder informar al médico del estado de nuestra enfermedad y, así, guiar al especialista en su actuación.

Junto con el certificado, también es interesante, viajar con el carné de diabético.

Esta tarjeta identifica a la persona con diabetes y contiene los pasos de primeros auxilios para que otras personas puedan seguir en caso de sufrir una urgencia.

Junto con estas recomendaciones, también tienen que aparecer teléfonos de contacto de familiares o amigos para poderles avisar.

Ajusta la dosificación

Es muy común que, cuando viajamos a un país lejano, suframos ‘yet lag’ hasta que nos acostumbramos al nuevo horario.

A parte de esto, los diabéticos también tenemos que tener en cuenta nuestro horario terapéutico.

Como sabes, si viajamos hacia el oeste, ganamos horas, pero si viajamos hacia el este, las perdemos.

Por este motivo, debemos planificar bien nuestros horarios y cuándo tenemos que picharnos.

La manera más sencilla para poder llevar el tratamiento adecuado y adaptarlo a los cambios es utilizar una bomba de insulina, que te suministrará la dosis de hormonas necesarias cuando las necesitas.

Eso sí, cuidado cuando pases el control en el aeropuerto porque este aparato suele pitar en el arco de seguridad, así que antes avisa a la persona encargada.

Vete con tiempo

Se sufra o no de diabetes, siempre que hay que acudir al aeropuerto con tiempo de sobra, antes del momento de despegue de nuestro vuelo.

En nuestro caso, recomiendo ir antes para que podamos pasar los controles de seguridad con tranquilidad y, en el caso de que tengamos problemas, podamos solucionarlos y no perder el vuelo.

Además, también es necesario que nos midamos la glucosa antes de subir al avión para comprobar nuestros niveles de azúcar en sangre y ver si está todo en orden.

Junto a estas medidas, también es importante llevar con nosotros alimentos que contengan hidratos de carbono de absorción rápida (azucares, zumos, chocolatinas) para poder remontar rápidamente una posible hipoglucemia.

 

 

RECURSO: quohealth.com/

Spread the love