El día 14 de febrero siempre es una fecha marcada en los calendarios como el día del amor y los enamorados.

Pese a que le demostremos a nuestra pareja lo que sentimos hacia ella cada día, el día de San Valentín siempre es una buena ocasión para recordárselo con un detalle.

Las cajas de bombones, los dulces… son, en muchas ocasiones, un regalo comodín.

Pero, muchas veces, no pensamos que tal vez no son el mejor regalo.

Y pensarás: “¿a quién puede hacerle daño un poco de dulce?” Los diabéticos tenemos la respuesta a esa pregunta.

Por muy bajas que sean las cantidades de azúcar que contengan estos dulces, existen muchas formas de sorprender a tu pareja diabética sin recurrir a este tipo de regalos típicos.