Hay madres que cuando se quedan embarazadas sufren un descontrol de sus niveles de glucosa en el torrente sanguíneo, es decir, sufren diabetes gestacional.

Esta problemática, que afecta durante el periodo de formación del bebé, preocupa a las futuras mamás.

Aunque en un principio pueda verse como una preocupación grande; si se lleva una buena gestión, la enfermedad no tiene por qué complicarse ni afectar negativamente a la gestante o al bebé.

Para poderlo hacer de la mejor manera, os cuento diferentes consejos para controlar de una manera el trastorno del azúcar.