En diferentes ocasiones hemos hablado sobre la aceptación de padecer diabetes ya que es uno de los primeros pasos para poder gestionar adecuadamente nuestra enfermedad.

Si, desde que debutamos, aceptamos que tenemos que convivir día a día con ella y nuestro humor no decae, podremos llevar un riguroso control y podremos evitar tener que sufrir otras complicaciones más graves.

Por ello, hoy hablamos de cómo la risa y el buen humor son fundamentales para nuestra diabetes. ¡Atentos!