fbpx Saltar al contenido

Los Mejores Trucos Para Comer Bien En Vacaciones

Llevar una alimentación sana, variada y equilibrada es uno de los puntos fundamentales para poder controlar nuestra diabetes.

Aunque tenemos que estar pendientes todo el año de nuestra dieta, en vacaciones debemos prestarle mucha más atención porque nuestros hábitos suelen cambiar.

Para guiarte un poquito en este aspecto, te propongo siete trucos que harán que comas de la mejor manera posible.

Planifica las comidas

Sea el momento del año que sea, debemos tener una planificación de nuestras dietas para poder llevar una alimentación variada y saludable.

Para poder gestionar adecuadamente la diabetes, hay que llevar un conteo correcto de los hidratos de carbono que ingerimos.

De esta manera, podremos evitar, en mayor medida, los descontroles en nuestros niveles de azúcar.

También es aconsejable controlar las porciones de comida que tomamos, es mucho más saludable tomar una ración normal que atiborrarnos y que luego suframos una hiperglucemia.




Intenta comer a la misma hora

Cuando nos vamos de vacaciones, es muy común que modifiquemos nuestra rutina diaria y los horarios de las comidas se descontrolen, una situación que debes evitar.

Durante el tiempo que estemos fuera de casa, es muy importante que intentemos comer siempre a la misma hora. En el caso de que un día sea inevitable y transcurra más tiempo del habitual entre comida y comida, tenemos más posibilidades de sufrir una bajada de azúcar.

Para prevenir las hipoglucemias, tenemos que aumentar nuestras mediciones y en caso de que nuestra glucemia sea baja ingerir algo de azúcar de absorción rápida, como por ejemplo, una pieza de fruta.

Evita el colesterol

Si viajamos a un lugar de costa, es muy típico comer pescadito frito o alimentos con alto contenido en grasas saturadas.

Aunque de vez en cuando lo podemos tomar, tenemos que extremar las precauciones.

El colesterol, aparte de provocar problemas como la obesidad o sobrepeso, es malo para la gestión de nuestra diabetes porque puede alojarse en nuestras arterias y reducir el flujo sanguíneo o desembocar en una dolencia más grave, como una arterioesclerosis.

Practica deporte

Aunque las comidas copiosas nunca son recomendables para nuestra salud, todos algunas veces hemos pecado y hemos tomados más alimentos de los que debíamos.

Si esta situación ocurre durante las vacaciones, lo más aconsejable es practicar algo de deporte para ayudar a regular nos niveles de azúcar.

Por ejemplo, no reposes la comida sentado, mejor muévete y da un paseo de 10 minutos.




Cuidado cuando comas fuera de casa

Si cocinamos nosotros, controlamos los ingredientes que lleva cada plato, pero, si salimos a un restaurante, puede haber productos que no apreciemos a primera vista.

Para evitar confusiones, lo mejor es preguntarle al camarero cómo ha sido elaborado el plato.

Además, aunque estemos fuera de casa, debemos seguir vigilando los azúcares y carbohidratos de la comida.

De esta forma, reducirás las posibilidades de sufrir una descompensación en tus glucemias.

Bebe mucha agua

El intenso calor de los meses de verano hace que las probabilidades de deshidratación sean mucho mayores que cuando hace frío.

La falta de agua en nuestro cuerpo hace que nuestras células sean mucho más resistentes a la insulina, pinchada o producida, lo que deriva en un aumento de los niveles de azúcar en sangre; lo que puede terminar en una hiperglucemia.

Para que no tengamos que llegar a esta situación, lo recomendable es que tomemos, como mínimo, dos litros de agua al día y, si vamos estar mucho rato al sol, elevar su consumo dependiendo de las horas.




 

rECURSO: quohealth.com